Authors: Enrique Presburger

image

En un año como estos, donde abundan las malas noticias, la economía se estanca, y la información en medios y en redes nos alarman constantemente, es difícil mantenerse ecuánime y centrado en esferas personales y profesionales. Y es que el inconsciente colectivo del país es un imaginario que sí impacta a la realidad, empezando por sobremesas y conversaciones negativas casuales, y luego penetrando de manera profunda nuestras decisiones de inversión, ahorro y consumo.

Authors: Enrique Presburger

image

Atención a todos los mexicanos: Estamos viviendo un momento de parteaguas que representa un cambio de paradigma en la forma en que gobierno, sector privado y los medios de comunicación se relacionarán en adelante. A partir de ahora se terminan los formalismos discursivos, y comienza una relación frontal: La realidad ha sobrepasado la simulación.

Authors: Enrique Presburger

image

Sí, a todos nos preocupa nuestro México. Nos preocupa mucho, y buscamos desesperadamente saber qué es lo que está pasando y hacia dónde vamos desde distintas fuentes como pláticas de sobremesa, redes sociales, noticias, y videos explicativos.  No obstante, este tipo de reacción frenética que tenemos como sociedad mediatizada nos priva de podernos frenar en seco y pensar desde una perspectiva un poco menos personal.

Authors: Enrique Presburger

image

No recuerdo un inicio de año tan movido y acelerado como estos primeros días de enero 2020. La gente pasó de la “preocupación” a la “ocupación”, y es que parece que hemos asimilado como sociedad que los cambios que vive el país son de fondo, y más nos vale adaptarnos a las nuevas reglas del juego. Así que a buscarle y a tomar decisiones. A continuación, presentamos los aspectos macroeconómicos más relevantes para 2020:

Authors: Enrique Presburger

image

Sabemos que la agenda de cambios estructurales de AMLO es bastante ambiciosa en lo que respecta a recorte de gastos y ahorros en el sector público. La visión del nuevo presidente, es justamente lograr que parte importante del presupuesto se cubra con recortes y ahorros en partidas específicas en lugar de provenir de deuda nueva.

Esta visión es acertada, pues de hecho casi un 60% del presupuesto en la administración pasada se tiraba en gasto corriente; en sueldos y prestaciones de una burocracia excesiva y en ampliación constante que no se reflejaba en productividad, crecimiento ni reducción de la pobreza.

No obstante, esta estrategia no es suficiente para impulsar a México si el país pierde por otro lado un elemento fundamental: Confianza empresarial y financiera de los mercados