Authors: Enrique Presburger

Por: Dr. Enrique Presburger, CEO de Factor Exprés

Los saludamos en esta ocasión presentándoles “los tres puntos estratégicos para la recuperación de empresas”. Las ideas que les compartimos, surgen de nuestro trato con cientos de empresas que trabajan con nosotros, y de las cuales hemos aprendido lecciones valiosas:

  1. Valor de marca intangible: Es muy probable que se desate una guerra de precios a medida que se recupera la economía. Esto se dará en la búsqueda desesperada de las empresas por tener flujo. En este contexto, lo recomendable es “no entrarle” a la batalla, sino agregar valores adicionales a los productos o servicios vendidos. Es decir, si vendes limones, asegúrate de tener una historia que contar sobre tus proveedores, una experiencia que brindar a tus clientes si te compran recurrentemente, y una medida sustentable que acompañen tus envases de envío. Esto encierra una verdadera entidad corporativa, donde el “qué vendo” deberá sustituirse con el “por qué o para qué lo vendo”.
  2. Liquidez para competir: La liquidez será el primer y más importante factor de competitividad en el futuro cercano. Los grandes clientes comprarán menos, lo harán en mayor medida a consigna, y alargarán los plazos de pago. Esto se traduce en: Las empresas necesitarán más dinero para invertir en inventario, procesos, tecnología, y servicios. La realidad es que no hay capital que alcance para esto, por lo cual los mercados se consolidarán en aquellos proveedores con capacidad financiera para sostenerse en las nuevas reglas del juego. Es imperativo cuidar el historial crediticio, abrir créditos en distintos canales e instrumentos, y pensar en fusiones y adquisiciones a futuro con competidores. Los mejores no se medirán por su calidad, sino por su resiliencia financiera.
  3. Creación de microcomunidades: La gente está saturada de redes sociales y de información falsa. Volveremos a un modelo de “boca a boca” para recomendaciones y ventas en cualquier escala, sólo que ahora con la potencia de los grupos virtuales. En este sentido, cada empresa debe conocer a su cliente de manera profunda, y no hablamos de “Big Data”, sino de interacción personal. El ejemplo es el de un comensal que acude al mismo restaurante cada martes. Ya no basta saludarlo, sino que ahora habrá que saber a qué se dedica, qué hábitos tiene, y cuales son sus valores familiares. Esa es la diferencia entre poderle ofrecer otros servicios y aprovechar su lealtad en tiempos de crisis, o simplemente dejarlo de ver. No se trata de “medir” a tus clientes, sino entenderlos e interactuar con ellos.

Pensemos en lo que estamos aprendiendo, cómo cambiaremos, y en quienes nos han apoyado.

Adelante. Juntos.

Comparte

La dualidad entre las PYMES y las grandes cadenas comerciales [1]

Viernes, Julio 13, 2018 Videos

Las PYMES mexicanas son grandes generadoras de...

¿Cómo debemos aprender a generar conciencia ambiental? [2]

Viernes, Mayo 11, 2018 Videos

En semanas recientes se dio a conocer la noticia...

Ley Fintech regulará activos virtuales [3]

Jueves, Mayo 03, 2018 Videos

Enrique Presburger habla sobre la ley que pondrá...

Authors: Enrique Presburger

image

La infección en tiempos de cólera

Por: Dr. Enrique Presburger, CEO de Factor Exprés

Estamos viviendo un tiempo inédito no solamente en materia de salud pública, economía e interacción política internacional, sino, sobre todo, en temas de identidad social e individual. Me parece que, siendo que la economía es una ciencia social después de todo, deberíamos detenernos más profundamente en entender los fenómenos de psicología de masas que nos ocurren derivado de la hiperinformación, la exposición a redes sociales y el aislamiento…y analizar cómo todo ello impacta nuestras decisiones económicas.

Authors: Enrique Presburger

image

Por: Dr. Enrique Presburger; CEO de Factor Exprés

@Quique_Pres; www.enrique-presburger.com

“Todas las desgracias de los hombres provienen de no hablar claro” – Albert Camus, La Peste (1947)

No es posible predecir lo que va a pasar en un escenario donde se dan cosas inéditas. Seamos claros, antes que nada, en declarar que el mundo está viviendo un primer desafío auténtico al paradigma de integración global. No obstante, es posible interrelacionar fenómenos entendiendo la racionalidad detrás del caos aparente:  

Authors: Enrique Presburger

La infección en tiempos de cólera

Por: Dr. Enrique Presburger, CEO de Factor Exprés

Estamos viviendo un tiempo inédito no solamente en materia de salud pública, economía e interacción política internacional, sino, sobre todo, en temas de identidad social e individual. Me parece que, siendo que la economía es una ciencia social después de todo, deberíamos detenernos más profundamente en entender los fenómenos de psicología de masas que nos ocurren derivado de la hiperinformación, la exposición a redes sociales y el aislamiento…y analizar cómo todo ello impacta nuestras decisiones económicas.

  1. La hiperinformación e identidad de marca: La identidad de marca hoy en día no son solamente los colores de los logotipos, tipografía y lema institucional. En la sociedad de hoy, las marcas deben pronunciarse de fondo y tener una postura política, económica y social. Hemos aprendido que se espera de las marcas su reacción ante sus empleados, su comunicación ante clientes y su conciencia ante una problemática común. Hoy las empresas que deciden tomar medidas laborales o de pagos, deben ser conscientes que tendrán un impacto en cómo serán percibidas por un entorno reflexivo que los premiará o castigará en el futuro. Hoy se espera que las empresas se posicionen expresamente en los temas, y el fondo importa más que la forma.
  2. La cultura corporativa supera la “misión-visión”: En una modalidad de “home office” generalizada, no hay supervisión que alcance para ver lo que hacen los colaboradores todo el día. Una empresa sin cultura corporativa sólida, simplemente sucumbe ante el miedo y la parálisis. Esto es una verdadera prueba para las empresas, que deben operar más allá de la personalidad del dueño, y con incentivos mucho más profundos que su “quincena”. Los colaboradores de las empresas, deben sentirse parte verdaderamente de sus empresas, y es labor de los directivos de las mismas cuidarlos y mandarles mensajes claros de liderazgo horizontal.
  3. Nuestro consumo e inversiones trascienden las campañas: Una gran lección que hemos aprendido en esta crisis, es que las decisiones de compra e inversión de la gente en tiempos de incertidumbre no van ya relacionadas a campañas publicitarias, o siquiera información objetiva. La gente hoy vuelve a acudir a “comunidades de confianza”, donde se prefiere la recomendación vía WhatsApp directa a verdaderamente investigar sobre “cómo está la situación”, “qué remedio comprar” o “cómo protegerse”. Con esto, las marcas deberán empezar a entender que la relación con los clientes tiene que cambiar a un paradigma de microcomunidades significativas, relaciones de confianza, y acercamiento constante. La forma en que las marcas se relacionen con sus clientes tendrá que estar basada en vínculos auténticos. La saturación de las redes sociales tendrá un impacto de largo plazo donde las personas buscarán relaciones reales.

El COVID por tanto tendrá muchos efectos que aún no medimos, y que van desde cambiar la interacción política intergubernamental hasta la manera en que ahorraremos en el futuro para cuidar nuestros bolsillos en lo sucesivo y saber que nada es imposible.

No obstante, más que las lecciones racionales, merece la pena detenerse a reflexionar en los cambios de paradigma sociales y personales.

 

“El amor se hace más grande y noble en la calamidad”

Gabriel García Márquez, El Amor en Tiempos de Cólera

Comparte

La dualidad entre las PYMES y las grandes cadenas comerciales [1]

Viernes, Julio 13, 2018 Videos

Las PYMES mexicanas son grandes generadoras de...

¿Cómo debemos aprender a generar conciencia ambiental? [2]

Viernes, Mayo 11, 2018 Videos

En semanas recientes se dio a conocer la noticia...

Ley Fintech regulará activos virtuales [3]

Jueves, Mayo 03, 2018 Videos

Enrique Presburger habla sobre la ley que pondrá...

Authors: Enrique Presburger

Por: Dr. Enrique Presburger; CEO de Factor Exprés

@Quique_Pres; www.enrique-presburger.com[1]

“Todas las desgracias de los hombres provienen de no hablar claro” – Albert Camus, La Peste (1947)

No es posible predecir lo que va a pasar en un escenario donde se dan cosas inéditas. Seamos claros, antes que nada, en declarar que el mundo está viviendo un primer desafío auténtico al paradigma de integración global. No obstante, es posible interrelacionar fenómenos entendiendo la racionalidad detrás del caos aparente:  

Coronavirus:

  • Las reacciones de los gobiernos: El Coronavirus es altamente contagioso y peligroso para gente de 60 años en adelante. Poblaciones envejecidas (Europa como claro ejemplo) sí son vulnerables a un contagio exponencial que podría costar miles de vidas. Para un gobierno, la alternativa de sobrestimar la pandemia por salvar vidas es menos costosa socialmente que subestimarla. Los pueblos en cualquier país perdonan un mal año económico, pero no una tragedia de muerte masiva de sus connacionales por negligencia.
  • Infraestructura en hospitales y medicinas: No hay país que tenga camas suficientes para recibir enfermos de Coronavirus. La recuperación toma varios días y requiere aislamiento. En este sentido, el desborde de enfermos por las calles se vuelve un panorama macabro impensable. La cuarentena global no es un tema de pánico irracional, sino a una previsión consciente sobre la infraestructura hospitalaria insuficiente de los países.

Mercados de Valores y Tipo de Cambio:

  • Búsqueda de refugio de conservación patrimonial: Estados Unidos sigue siendo el líder indiscutible de los mercados de capitales internacionales en relación a certidumbre jurídica y financiera. La gente, ante la indecisión, busca invertir en dólares porque sabe que su dinero estará seguro, aún si el rendimiento financiero es nulo. Las inversiones en países emergentes, metales preciosos y hasta criptomonedas en esta ocasión fueron percibidas como “riesgosas”, y cayeron estrepitosamente junto con el mercado. Este fenómeno puede mitigarse mas no frenarse con políticas internas. La salida de capitales es implacable y ocasiona devaluaciones en monedas emergentes.
  • Volatilidad: La especulación genera oportunidades. Cuando la volatilidad es alta, se dan movimientos bursátiles bruscos que permiten generar grandes ganancias si uno juega “a favor” o “en contra” del mercado. Los grandes capitales y analistas experimentados generarán operaciones que mueven el mercado con una lógica de negocio, no necesariamente de miedo. De igual manera, la caída de las acciones ofrece una alternativa de “compra barata” de compañías, situación que, por ejemplo, China ha aprovechado para recomprar participación accionaria de sus principales empresas productivas de manos de accionistas Americanos y Europeos.

Petróleo:

  • Pelea por “Market Share”: El petróleo ha bajado su precio de cotización bajo la lógica de un menor consumo mundial de energía, resultado de una contracción significativa en la economía de muchos países. En este escenario, Rusia y Arabia Saudita han actuado de forma aparentemente contraintuitiva al aumentar su producción, situación que crea más oferta que demanda de barriles de petróleo y castiga su precio aún más. Con un barril cotizando por debajo de los $40USD, muchas compañías americanas altamente apalancadas no podrán costear su producción ni pagar sus deudas. Con ello, Rusia y Arabia Saudita esperan quitarles mercado iniciando una guerra de precios (aprovechando su condición de gobiernos autoritarios que se permiten operar en pérdida). Buscan hegemonía regional y aumentar su esfera de influencia presionando financieramente a sus competidores occidentales.

México:

  • Pemex en peligro: PEMEX es una compañía que se encuentra desde hace varios años en pérdida operativa de miles de millones de pesos al año. Con la coyuntura de precios de petróleo bajos, perderá aún más capital y podría empezar a incumplir con sus obligaciones de deuda. Con ello, la calificación internacional de México caería inmediatamente a “deuda basura”, obligándose a subir tasas de interés para evitar una fuga masiva de capitales. Con ello, vendrían otra vez los créditos caros y un consecuente estancamiento económico con inflación. De igual forma, se pone en riesgo el presupuesto de egresos del país dado que PEMEX aporta el 17% de los ingresos que se reciben. El gobierno con ello necesitaría sobre endeudar al país para compensar el recurso faltante. Si PEMEX cae, caemos todos.

Recomendaciones al individuo:

  • Apalancamiento financiero: Si el consumo general cae, las ventas se reducen y los pagos de las cadenas se tomarán más plazo. Una compañía muy endeudada, sin embargo, tiene que seguir pagando intereses aunque no genere los mismos ingresos. Por lo tanto, una compañía sobreapalancada debe considerar seriamente hacer inversiones de capital, y permanecer “líquida” con miras oportunidades de compa e inversión que pudieran ser interesantes.

Cada generación, sin duda, se cree destinada a rehacer el mundo. La mía sabe, sin embargo, que no lo rehará. Pero su tarea acaso sea más grande. Consiste en impedir que el mundo se detenga – Albert Camus, La Peste (1947)

Comparte

La dualidad entre las PYMES y las grandes cadenas comerciales [2]

Viernes, Julio 13, 2018 Videos

Las PYMES mexicanas son grandes generadoras de...

¿Cómo debemos aprender a generar conciencia ambiental? [3]

Viernes, Mayo 11, 2018 Videos

En semanas recientes se dio a conocer la noticia...

Ley Fintech regulará activos virtuales [4]

Jueves, Mayo 03, 2018 Videos

Enrique Presburger habla sobre la ley que pondrá...