Authors: Enrique Presburger

image

Las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple, o SOFOMES, como comúnmente se conoce a la figura, es una figura financiera dedicada a otorgar crédito que surgió en 2006 para lograr que México fuera un país con mayor inclusión financiera. Esto en un contexto donde nuestro país se ha ubicado en los últimos lugares de América Latina en cuanto a financiación de empresas y bancarización de su población (niveles comparables a algunos países de África Subsahariana).

Y es que México sólo financia en un 20% a su economía productiva (índice que se calcula sumando el crédito que otorga la banca comercial al sector privado no financiero, dividido entre el PIB nominal), en comparación a un 84% de Chile, un 55% de Brasil, y un 50% de Colombia. De igual manera, México tiene un nivel de bancarización del 25 al 30%, situación que acarrea todavía un alto nivel de informalidad en la economía cercano al 60%.

Authors: Enrique Presburger

Las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple, o SOFOMES, como comúnmente se conoce a la figura, es una figura financiera dedicada a otorgar crédito que surgió en 2006 para lograr que México fuera un país con mayor inclusión financiera. Esto en un contexto donde nuestro país se ha ubicado en los últimos lugares de América Latina en cuanto a financiación de empresas y bancarización de su población (niveles comparables a algunos países de África Subsahariana).

Y es que México sólo financia en un 20% a su economía productiva (índice que se calcula sumando el crédito que otorga la banca comercial al sector privado no financiero, dividido entre el PIB nominal), en comparación a un 84% de Chile, un 55% de Brasil, y un 50% de Colombia. De igual manera, México tiene un nivel de bancarización del 25 al 30%, situación que acarrea todavía un alto nivel de informalidad en la economía cercano al 60%.

El resultado de las SOFOMES ha sido contundente. Este tipo de entidades de financieras no bancarias supera en número a cualquier otro intermediario en América Latina, con una colocación conjunta de más de 900 mil millones de pesos. Hoy existen 1,500 SOFOMES en el país (30 veces más que los 50 bancos registrados) que ya representan el 17% de la colocación de crédito al sector privado nacional. Así es: 1 de cada 7 pesos que se prestan las empresas en México, se originan en una SOFOM. De igual manera, podemos hablar que todo Estado de la República tiene decenas de opciones de financiamiento, y que cada vez son más las SOFOMES que salen a bolsa mediante mecanismos de bursatilización de cartera. Es por lo tanto un sector que crece exponencialmente de manera segura y regulada, utilizando además para ello solamente fondeo institucional (lo que quiere decir que el dinero que se presta desde una SOFOM no proviene de captación del gran público inversionista, sino de bancos, fondos e inversionistas calificados).

Hacemos la recapitulación de logros de este sector en un contexto donde la figura SOFOM es ignorada por las autoridades como un mecanismo de inclusión financiera en un país en crisis. Las SOFOMES no han recibido incentivos contundentes a través de líneas de crédito o fondeo desde la Banca de Desarrollo de manera importante. El gobierno en cambio, se ha centrado en otorgar crédito de manera directa en programas como “créditos a la palabra” y apoyos a fondo perdido que se han canalizado a través de numerosos programas como el Fondeso, el Sistema Emprendedor, la Unidad de Desarrollo Productivo o el ya extinto INADEM. Normalmente, los montos de estos préstamos no se recuperan. La explicación: El gobierno no es un banco, y no tiene la experiencia operativa, de sistemas, o la estabilidad de personal para dar continuidad a la cobranza de lo adeudado.

La alternativa es clara: Se debe apoyar a las PYMES a través de financieras PYMES (SOFOMES). Las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple tienen la experiencia y el interés de apoyar a los pequeños y medianos emprendedores del país. Para eso fueron creadas, y en función a eso operan. Hoy, más que nunca, es importante que se entienda que las Instituciones Financieras No Bancarias son la respuesta que necesita un país en un entorno de crisis económica y ausencia de liquidez.

Sí, es un llamado a las autoridades para una sinergia indispensable que México necesita. Aquí estamos.

 

Dr. Enrique Presburger, CEO de Factor Exprés

Comparte

La dualidad entre las PYMES y las grandes cadenas comerciales [1]

Viernes, Julio 13, 2018 Videos

Las PYMES mexicanas son grandes generadoras de...

¿Cómo debemos aprender a generar conciencia ambiental? [2]

Viernes, Mayo 11, 2018 Videos

En semanas recientes se dio a conocer la noticia...

Ley Fintech regulará activos virtuales [3]

Jueves, Mayo 03, 2018 Videos

Enrique Presburger habla sobre la ley que pondrá...

Authors: Enrique Presburger

Después de varios meses de una avalancha económico-financiera sin precedentes iniciada por el COVID, nos encontramos en un punto que pudiera representar el inicio del colapso del sistema monetario internacional contemporáneo. La razón es contundente: El mundo está más endeudado que nunca.

La deuda global alcanzó un máximo histórico del 331% del PIB mundial, con 258 billones de dólares en el primer trimestre de 2020, de acuerdo con el Instituto Internacional de Finanzas. Con esto, el entramado institucional de países se encuentra en una encrucijada donde debe más dinero y produce menos al haberse contraído la economía mundial. Es decir que hay más deudas, y menos capacidad de generar dinero para pagarlas.

Esto se agrava más aún en países en desarrollo, pues sus monedas a la postre alcanzaron devaluaciones de dos dígitos, lo cual hace que sus pasivos en dólares se disparen entre un 20 y 30% más.

En México también debemos más que nunca. Durante el primer semestre del 2020, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la medida más amplia de la deuda del país, se ubicó en 12.07 billones de pesos, lo que significó un aumento de prácticamente un 15% con respecto al año anterior. Así, los esfuerzos de austeridad, se esfumaron rápidamente ante una deuda total que representará el 56% del PIB para cierre de año.

Con ello, la capacidad de los gobiernos para coordinarse y sanear esta situación global está en duda. Evidentemente, se requiere una coordinación entre países e instituciones multilaterales para renegociar las deudas interrelacionadas sin ocasionar colapsos generalizados. Un reto sin duda titánico, que hoy en día se cuestiona ya en los mercados que tiene nuevamente al oro - uno de los activos considerados refugio en épocas de incertidumbre- cerca de sus máximos históricos, y ha vuelto a reactivar el mercado de las criptomonedas con rendimientos superiores al 50% este año.

No necesariamente la conclusión de estos fenómenos será negativa. Como en todo gran cambio de paradigma, se crearán nuevas reglas del juego que obligarán a los países a tener relaciones más equitativas en relación a su producción y consumo. Tendrá que existir un alto ante el endeudamiento latente de las economías más avanzadas, y los gobiernos centrales perderán poder ante una nueva realidad de interdependencia global con mayor participación ciudadana y empresarial por medio de la tecnología.

La sentencia de cambio está dada. Depende de nosotros su evolución y duración.

Comparte

Authors: Enrique Presburger

image

Después de varios meses de una avalancha económico-financiera sin precedentes iniciada por el COVID, nos encontramos en un punto que pudiera representar el inicio del colapso del sistema monetario internacional contemporáneo. La razón es contundente: El mundo está más endeudado que nunca.

Authors: Enrique Presburger

image

Por: Dr. Enrique Presburger, CEO de Factor Exprés

Los saludamos en esta ocasión presentándoles “los tres puntos estratégicos para la recuperación de empresas”. Las ideas que les compartimos, surgen de nuestro trato con cientos de empresas que trabajan con nosotros, y de las cuales hemos aprendido lecciones valiosas: