Authors: Enrique Presburger

image

Sabemos que la agenda de cambios estructurales de AMLO es bastante ambiciosa en lo que respecta a recorte de gastos y ahorros en el sector público. La visión del nuevo presidente, es justamente lograr que parte importante del presupuesto se cubra con recortes y ahorros en partidas específicas en lugar de provenir de deuda nueva.

Esta visión es acertada, pues de hecho casi un 60% del presupuesto en la administración pasada se tiraba en gasto corriente; en sueldos y prestaciones de una burocracia excesiva y en ampliación constante que no se reflejaba en productividad, crecimiento ni reducción de la pobreza.

No obstante, esta estrategia no es suficiente para impulsar a México si el país pierde por otro lado un elemento fundamental: Confianza empresarial y financiera de los mercados

Authors: Enrique Presburger

image

América Latina, hace apenas algunos años, era sinónimo mundial de esperanza y crecimiento. Las expectativas para la reducción de pobreza y una población joven en edad de trabajar hacían ver a la región de una manera optimista y prometedora, pues contrastaba con poblaciones envejecidas de otros bloques económicos como el Europeo.

No obstante, una masa juvenil sin educación y sin una política de Estado para integrarse en el mercado laboral nacional, tiende a caer en la delincuencia e inestabilidad. Así pues, hoy América Latina alberga a 43 de las 50 ciudades más peligrosas del mundo.  

Authors: Enrique Presburger

image

 POR: ENRIQUE PRESBURGER

Con el nombramiento de Manuel Bartlett como nuevo director de la CFE, AMLO ha desatado su primera decisión polémica como Presidente Electo. Esto dado que se tambalea una de las reformas más profundas en el sexenio de Peña Nieto: La Energética. Ante este importante viraje de política pública, es momento de preguntarse: ¿Cuáles son las implicaciones ante este importante cambio de visión?

Authors: Enrique Presburger

image

Encontrarse en un estado nacional de “limbo o indecisión” es lo peor que le puede ocurrir a un país. Y es que la incertidumbre genera parálisis, quietud y duda. A la larga, termina importando poco si la raíz del estancamiento es real o especulativa, pues el daño se consuma en nuestra vida cotidiana verdadera. Por lo tanto, el consejo más importante sobre el próximo año es: No dejar de moverse.